“La Virgen no entiende de forasteros”

Se volvió al Alba la Patrona de Almonte, una rotura en su paso provocó que se tuviera que suspender su salida por la aldea.

Con indignación leo muchos comentarios en las distintas notas de prensa de los medios, donde un grueso de jóvenes y no tan jóvenes, culpan a los “ forasteros” (personas no empadronadas en Almonte entiendo), del percance ocurrido con las andas de la virgen.

Es ahí cuando mi sentimientos florecen sin poder expresar lo que siento, no como rociero, que no lo soy, sino como creyente y cofrade.

Hablamos de una hermandad (Matriz) que permite que tenga filiales, una tradición centenaria a la devoción de la Virgen, hermandades desde toda la geografía española, y devotos de todas partes del mundo.

Cuando se utiliza la devoción de la virgen para crear riqueza en una aldea que todo lo que le rodea es los ingresos de devotos, visitas al santuario, fines de semanas con actividades por esas hermandades que acuden para mayor gloria de la Madre De Dios y su pueblo.

Creo que es muy ingenuo culpar aquellos que necesitan tener la Virgen tan cerca como ustedes los Almonteños, por desgracia no todos tienen la suerte de poder verla cada día.

Familias que se privan durante un año para tener “cuatro duros “ y hacer la romería, gente necesitada que acude a la cita sin tener fuerzas físicas, solo la voluntad y la fe que mueve montañas.

La virgen es de ustedes, vuestra patrona y madre, pero no seáis osados y dejen que el peso de la culpa caiga a las personas de fuera, si pasan estas cosas es por que algo se ha echo mal.

Después de haber reforzado las andas y crear estructuras más ligeras siguen ocurriendo esta desafortunada estampa, ¿quizás tengamos que hacer examen de conciencia?, no lo sé pero, lo que si tengo claro es que si allí se congregan el millón de persona es porque existe el milagro.

Deseo a todos los forasteros y locales que hayan cumplido sus promesas, que tengan una feliz jornada de pentecostés y que el camino de vuelta les sea leve.

¡Viva la virgen del Rocio!.