La Diocesis anima a todos los fieles a seguir con su aportación

La Diócesis de Asidonia-Jerez presenta su actividad económica y pastoral del 2021. Durante este ejercicio se destaca la dedicación y esfuerzo en la conservación de edificios y su funcionamiento.

Jerez, 3 de noviembre de 2022.- Como cada mes de noviembre la Iglesia en España celebra el día de la Iglesia Diocesana, en esta jornada hacemos balance de toda la memoria económica y actividades que se realiza en Asidonia-Jerez durante el año 2021 haciendo un ejercicio de transparencia. En esta presentación llevada a cabo en el Auditorio San Juan Pablo II han participado el Vicario General, D. Ignacio Gaztelu, el Vicario para la Evangelización y Director de la Comisión para el Sostenimiento de la Iglesia, D. Luis Piñero y el Ecónomo Diocesano, D. Alberto Castillo.

Este año la Iglesia Asidonense celebra este día tan importante el domingo 6 de noviembre con el lema “Gracias por tanto”, que nos recuerda que juntos logramos una Iglesia viva, apasionada por Jesucristo y entregada a los demás. Una realidad posible, como muestra la publicación que se distribuye por la Diócesis, donde todos podemos ver la importancia de nuestra oración, tiempo, cualidades y aportación.

Esta campaña, nos recuerda cada año que en la parroquia nacemos a la fe y en ella descubrimos que somos una familia dentro de otra gran familia, la de los hijos de Dios. Por eso, una vez al año celebramos de una manera especial ese sentimiento y recordamos lo importante que es poner lo que somos al servicio de los demás. Por ello, durante todo el año, aunque lo recordamos de manera especial este día, se nos pide que nos sintamos parte del hogar al que pertenecemos. Asimismo, se nos pide activamente colaborar para ser una Iglesia más colaborativa, cercana y entregada a los demás, porque juntos llegamos más lejos. Una participación donde cada uno aporta su tiempo, sus cualidades, su oración o su donativo según sus posibilidades y circunstancias.

Otro de los asuntos importantes que no nos podemos olvidar, es la puesta en marcha de la Comisión para el Sostenimiento de la Iglesia, cuyo funcionamiento comenzó el pasado 24 de septiembre tras entrar el vigor el decreto “Cor lesu”, donde se muestra la nueva estructura de la curia diocesana. Esta realidad, dirigida por D. Luis Piñero, se encargará de la sensibilización desde una perspectiva comunicativa, social y pastoral.

El primer dato a destacar es el destinado a la asistencia caritativa y pastoral con más de 3 millones de euros. En esta cifra situamos también a Cáritas Diocesana que ya presentó su memoria. Asimismo, esa entrega pastoral la podemos ver ejemplificada en los siguientes números: 3.123 bautizos, 3.437 primeras comuniones,

1.056 confirmaciones y 556 matrimonios. A parte de la entrega pastoral destaca la asistencia con números como la ayuda a la búsqueda de empleo donde se han atendido a 472 personas, así como 79.880 atendidas en distintos centros para mitigar la pobreza. En este último punto, queremos destacar la dureza de esta realidad que nos encontramos con la pandemia, la cual no se ha recuperado y todavía, como así se afirman en distintos ámbitos, se empeorará debido a la situación actual.

Igualmente, otro de los gastos ordinarios a los que la Iglesia Asidonense dedica su presupuesto es a la conservación y funcionamiento de edificios. En este punto queremos destacar la rehabilitación de distintos bienes patrimoniales que la Iglesia local pone al servicio de todos, teniendo como ejemplo la nueva utilización del Monasterio de Madre Dios, el cual tras la marcha de las religiosas franciscanas se ha convertido en el Seminario Diocesano, corazón de la Diócesis por ser el centro de formación de los futuros sacerdotes. Recordar también la importancia de cada edificio diocesano, ya que estos, como el Papa Francisco ha mencionado, en cada lugar, que están son hospitales de campaña con heridos que buscan a Dios”.

Queremos hacer también especial hincapié en la importancia del mantenimiento y ayuda al clero, ya que necesitan del sustento económico y humano, subrayando este último el tiempo y oración de los fieles para seguir acompañando a todo aquel que lo necesita y llevar la Buena Noticia del Evangelio.

Otro dato de interés a saber son los incentivos fiscales la hora de realizar los distintos donativos, los cuales son tan importantes y necesarios para el mantenimiento y servicio de la Iglesia con los demás. En cuanto a este apartado nos gustaría destacar en primer lugar las deducciones a personas físicas, las cuales, si por ejemplo entregan 120 euros al año, esto supone una cuota mensual de 10 euros al mes, por lo que Hacienda le devolverá 90 euros y de esta forma ayuda a la Iglesia local en su labor con 2,5 euros al mes. Asimismo, mencionar también a las personas jurídicas las cuales deducen un 35% y si ya lo han lo han hecho en los dos ejercicios anteriores a la misma entidad tendrán un 40% de deducción.

Por último, mencionar que los dos puntos principales donde la Diócesis obtiene sus ingresos son de la aportación de los fieles con 34,73%, y la asignación tributaria del Fondo Común Interdiocesano con 33,31%, teniendo de presupuesto el pasado año 2021 de 7.575.831,84. Explicar, que la primera fuente de ingreso se trata de las distintas colectas y donativos de los templos diocesanos, y la segunda es la asignación que la Conferencia Episcopal Española realiza a cada Diócesis siguiendo unos baremos para hacer una repartición igualitaria según las necesidades de cada una de ellas.